Hasta los sectores más reacios a la tecnología han sucumbido a ella

La integración de la tecnología en el mundo de la empresa ha dejado de ser un elemento de valor para llegar a ser una necesidad.
El último sector que está empezando “a subirse al carro” es el sector del Derecho. Abogados, administradores de fincas, procuradores o los mismos notarios están empezando a ser miembros activos de la Red y de las redes sociales.